EducacIoN ActuaL

Bienvenidos sean todas y todos a este espacio creado para el intercambio informativo y pedagógico.Pocoyo

Buscar este blog

Cargando...

martes, 5 de agosto de 2014

La tarea escolar...¿Hasta que punto puede ser beneficioso o contraproducente la asignación de tareas escolares en los educandos?

        

La tarea suele tener uno o más propósitos. El propósito más común  es poner los estudiantes a practicar el material ya presentado en la clase.

A continuación los diferentes tipos de tareas que se pueden asignar:

La tarea de práctica: tiene como finalidad reforzar el aprendizaje y ayudar al estudiante a dominar aptitudes específicas.

La tarea de preparación: es para dar una introducción del material que se presentará en futuras lecciones.

La tarea de extensión: requiere a los estudiantes aplicar a nuevas situaciones las aptitudes que ya poseen.

La tarea de integración: requiere que el estudiante aplique diversas aptitudes en un solo trabajo, como por ejemplo las reseñas de libro, los  proyectos de ciencia o la creación literaria.

Estas tareas tienen por objetivo ayudar a los estudiantes a aprender mejor el nuevo material cuando éste se trate en la clase.

El tiempo recomendado para realización de tareas escolares es (como máximo):


Para niños y niñas de 1º. y 2º. Grado                          .....    De 30 a 45 minutos.

Para niños y niñas de 3º. a 6º. Grado                          .....    Una hora.

Para jóvenes de 1º. a 3º. Básico                                   .....    Dos a tres horas.

Para jóvenes de 4º. a 6º. de Secundaria                     .....   Tres a cuatro horas.

Por otro lado las maestras deben asignar trabajo para casa tomando en cuenta varios factores:

¿El niño o niña tiene quien le ayude o apoye en casa?

¿Los educandos tienen las habilidades mínimas necesarias para hacer la tarea sola(o)?

¿Se necesita material o recursos poco corrientes para realizar la tarea? (libros especializados, internet, materiales especiales, etc.)

¿Cuánto tiempo necesitara el niño para completar la tarea de acuerdo a su nivel de funcionamiento?

¿Los educandos están motivados e interesados?

¿Tienen la mayoría actividades extracurriculares?

Muchas veces las maestras asignan tareas sin tomar en cuenta estos factores y entonces las posibilidades de incumplimiento se acrecientan.

¿Cómo puede influir en los estudiantes la tarea escolar?

Cuando la tarea escolar no se asigna ni se supervisa de manera apropiada, ella también puede tener un efecto negativo en los alumnos. Los educadores y los padres se preocupan por que los estudiantes lleguen a aburrirse si se les exige dedicar demasiado tiempo a la tarea escolar.

La tarea escolar puede impedir que los jóvenes y los niños participen en actividades recreativas y de la comunidad, las cuales también pueden enseñarles aptitudes importantes para la vida. La tarea escolar puede resultar en rasgos de carácter indeseables si induce a las trampas y la deshonestidad, ya sea copiándole la tarea a otro estudiante o recibiendo ayuda hasta tal grado que sobrepase el nivel apropiado de atención particular, es decir, la tutoría normal.

Para los educadores y los padres, no se trata de cuál de las listas de efectos, la de los positivos o los negativos, sea la correcta. Hasta cierto punto, ambas son correctas. Pero, a los padres y los educadores les corresponde aprovechar al máximo los beneficios de la tarea escolar y reducir al mínimo los costos. Las reglas y las prácticas de tarea escolar deben darles a los maestros y los padres suficiente flexibilidad para tomar en cuenta las necesidades y circunstancias particulares de los estudiantes. De esa manera, pueden maximizar los efectos positivos de la tarea escolar y minimizar los negativos.


Algunos consejos docentes para asignar tareas escolares:

Explica a sus estudiantes la importancia de hacer la tarea. De acuerdo con Robert Harris de Virtual Salt, los estudiantes no se esfuerzan tanto cuando no entienden las razones de hacer las tareas. Destaca los beneficios de hacerlas, como adquirir conocimientos que podrán utilizar en sus futuras carreras. Dile a los alumnos que siempre entreguen sus tareas a tiempo. Explícales que entregarlas después del plazo no es justo para los estudiantes que llevaron su trabajo a tiempo, y el hábito de entregar sus tareas tarde puede causarles problemas en sus trabajos futuros.

Evita asignar demasiada tarea. Cuando los estudiantes tienen horas de tarea para completar todas las noches, pueden llegar a estresarse rápidamente. Asígnales tareas que no les tomen más de 30 minutos para completar, de manera que tengan tiempo para disfrutar de su niñez después de la escuela.

Premia a los estudiantes que terminen su tarea a tiempo. Dales crédito adicional en su siguiente examen o pon una pegatina en su tarea terminada. Recompénsalos con elogios verbales también, pero sólo si los elogios son sinceros.

Ten cuidado con las palabras que uses cuando les des a los estudiantes una calificación negativa. Los comentarios degradantes pueden hacer que se sientan incómodos, y esto los disuadirá de terminar sus tareas. Al darles a tus estudiantes una calificación negativa, se específico. Diles qué partes de su tarea necesitan mejorar y qué partes están correctas.



Como pueden los padres apoyar la función del maestro en la tarea escolar:

• Proporcione a su hijo o hija un lugar tranquilo y bien iluminado para hacer la tarea escolar. Evite que su hijo se vea obligado a hacer la tarea con la televisión prendida o en lugares con otras distracciones, tales como los trajines de la gente.

• Ponga a disposición de su hijo o hija los materiales necesarios—tales como el papel, los lápices y un diccionario. Pregunte a su hijo si va a necesitar materiales especiales para un proyecto y proporcióneselos por adelantado.

• Ayude a su hijo o hija a manejar el tiempo. Establezca un tiempo fijo de cada día para hacer la tarea escolar. No permita que su hijo deje la tarea hasta justo antes de la hora de acostarse. Considere la posibilidad de usar una mañana o una tarde del fin de semana para trabajar en los proyectos grandes, sobre todo si el proyecto implica la colaboración con compañeros de clase.

• Sea positivo respecto a la tarea escolar. Dígale a su hijo o hija cuán importante es la tarea escolar para el rendimiento académico. La actitud que usted expresa sobre la tarea será la misma actitud que adquirirá su hijo o hija. 

• Muestre a su hijo que las aptitudes que está aprendiendo en la escuela tienen relación con lo que usted hace como adulto. Si su hijo está leyendo, lea usted también. Si su hijo está haciendo matemáticas, cuadre cuentas, compras.

• Cuando su hijo o hija le pida ayuda, no le dé la respuesta sino orientación. Si usted le da la respuesta, su hijo no se aprenderá el material. Demasiada ayuda le enseña a su hijo que cuando las cosas se ponen difíciles, alguien hará el trabajo por él.

• Cuando el maestro pide que usted tenga un papel en la tarea, cumpla con él. Coopere con el maestro. Esto demuestra a su hijo o hija que la escuela y la casa forman un equipo. Siga las instrucciones que el maestro le da.

• Si el propósito de la tarea es que su hijo o hija la haga solo o sola, no se meta. Demasiada participación de los padres puede impedir que la tarea surta un efecto positivo. La tarea es una maravillosa manera de inculcar en los niños y los jóvenes la capacidad del aprendizaje independiente para el resto de su vida. 

Lo que los maestros pueden decirles a los padres acerca de la tarea:

• Manténgase informado sobre las tareas escolares de su hijo o hija. Hable con el maestro de su hijo. Infórmese del propósito de la tarea y de las reglas de la clase de su hijo

• Ayude a su hijo a determinar cuáles tareas son difíciles y fáciles. Pídale a su hijo que primero haga la tarea difícil. Esto le ayudará a estar más alerta al enfrentar el desafío mayor. El material fácil le parecerá rápida cuando la fatiga comience a afectarle.

• Observe a su hijo o hija para detectar señales de reprobación de materias y frustración. Permita que su hijo se tome un descanso breve si está teniendo dificultades para concentrarse en la tarea.

• Recompense el progreso hecho por su hijo o hija en la tarea. Si su hijo o hija ha obtenido buenos resultados en la tarea, pudiendo terminarla a tiempo y empeñándose mucho, celebre ese éxito con un evento especial (por ejemplo, una rica merienda, un paseo) para reforzar sus esfuerzos positivos.

Consejos para los padres sobre la tarea de lectura:

• Pídale a su hijo o hija que le lea en voz alta cada noche.

• Elija un lugar tranquilo, sin distracciones, en donde su hijo puede hacer su tarea de lectura cada noche.

 • A medida que va leyendo su hijo o hija, señale los patrones de ortografía y de pronunciación como por ejemplo casa, masa, taza.

• Cuando su hijo le lea en voz alta y cometa un error, indíquele las palabras en que se equivocó y ayúdele a leer la palabra correctamente.

• Después de parar a su hijo para corregir una palabra que leyó mal, pídale que lea la frase entera de nuevo desde el principio para cerciorarse de que él entiende lo que dice la oración.

• Pídale a su hijo que le cuente en sus propias palabras lo que sucedió en una historia.

 • Para verificar que su hijo comprendió lo que está leyendo, de vez en cuando, interrúmpalo y hágale preguntas sobre los personajes y los hechos acontecidos en la historia.  

• Pregunte a su hijo o hija por qué cree que un determinado personaje se portó de cierta manera y pídale que justifique o apoye su respuesta con información recibida de la historia.

 • Antes de llegar al final de una historia, pregunte a su hijo o hija lo que él o ella cree que va a suceder después y por qué.

Consejos para los padres sobre la tarea de matemática:

• Aliente a su hijo o hija a usar el mismo cuaderno todos los días para las tareas de matemáticas.

• Consulte con su hijo cada día sobre su tarea.

• Si su hijo está teniendo dificultades en las matemáticas, póngase en contacto con el maestro.

 • Anime al director de escuela a utilizar los programas de tutoría de matemáticas basados en la investigación.

• Trate de enterarse de cómo se le están enseñando las matemáticas a su hijo o hija, y no enseñe estrategias, trucos o atajos que contradigan el método que está empleando el maestro.

• Trate de comunicarse frecuentemente con el maestro de su hijo o hija.

• Si su hijo requiere ayuda adicional, solicite que el maestro de su hijo programe sesiones de tutoría de matemáticas después de las horas de clase.

• Consulte con el maestro y pregunte por lo que usted puede hacer para ayudar.

• Pregunte al maestro por recursos electrónicos que usted pueda utilizar con su hijo o hija en casa.

• Use el quehacer doméstico como oportunidad de reforzar las matemáticas como por ejemplo la cocina y las actividades de reparación o compras.


A continuación se suministra un material de apoyo para su consideración para los docentes, padres y representantes:








domingo, 20 de julio de 2014

¿Cuáles son los riesgos laborales que existen en la profesión docente?, ¿Qué es el efecto Burnout en los docentes?

    





  Muchas personas en la actualidad  subestiman el ejercicio de la profesión docente, ignorando que en las actividades diarias el trabajo docente se relaciona con actividades de alta exigencia cognitiva y carga física fundamentalmente de carácter estático por esfuerzos posturales y exigencia de esfuerzo vocal durante el desarrollo presencial de clases, relación con estudiantes, atención sostenida y esfuerzo de complejidad versus rapidez.

  El concepto de “Burnout” fue acuñado por Freudenberger en 1974. Con posterioridad Maslach y Pines (1977) lo dieron a conocer y, desde entonces, dicho término se utiliza para referirse al desgaste profesional que sufren los trabajadores de los servicios humanos (educación, salud, administración pública, etc.), debido a unas condiciones de trabajo que tienen fuertes demandas sociales.

  El estrés, puede surgir cuando un individuo está sometido a fuertes demandas conductuales que le resultan difícil llevar a cabo. La respuesta del organismo al estrés se produce de manera inmediata, el organismo se activa y vuelve a equilibrarse una vez superada la situación, pero se va desgastando si se repite con excesiva frecuencia. Sin embargo, el efecto “burnout” se origina cuando los profesionales sobrepasan su capacidad de reacción de una forma adaptativa. Su consecuencia inmediata se presenta en síntomas de agotamiento, fatiga, desgaste psicológico, con severas pérdidas de energía que causan un descenso de cantidad y calidad de rendimiento, en definitiva, una sensación de no poder transmitir más de sí mismo a los demás, que deriva en frustración, fracaso y actitudes negativas no sólo ante el trabajo sino también ante la vida y hacia otras personas.

  Después de la gripe el segundo proceso más numeroso ha sido la depresión. En su opinión, "los docentes, generalmente, no saben desconectar y evadirse de los conflictos laborales en su vida de ocio y en su relación con amigos y familiares".

Síntomas, causas y consecuencias:

    El profesional de la enseñanza percibe y padece esta situación a través de los propios síntomas de estrés, que la mayoría de las veces sí son semejantes  a  los de “burnout”, y ambos desembocan en un absentismo intermitente e, incluso, en enfermedades laborales.

    Enfermedad que puede venir acompañada de fuerte irritabilidad, insomnio, vómitos, inestabilidad emocional, arritmias cardiacas, tensión nerviosa, preocupaciones excesivas, falta de energías...

    Por otra parte, son varias las causas que originan el estrés entre los docentes y, de paso, abren el camino sin retorno hacia el efecto “burnout”. Los doctores Maslach y J. Jackson destacan:

- La falta y premura de tiempo para terminar el trabajo relacionado con las clases (preparación de las mismas, corrección de exámenes, programación de actividades, etc.)

- Las altas ratios que padecen las clases

- La falta de disciplina por parte de los alumnos, con reiteradas faltas de respeto hacia los profesores.

- La mala organización que padecen algunos centros.

- La excesiva burocracia a la que se ven sometidos los docentes por parte de la Administración.

- Las respuestas y soluciones ineficaces dadas en el entorno educativo.

- El excesivo número de horas lectivas que soportan algunos profesionales a lo largo de la jornada escolar.

- La falta de apoyo.

- La baja consideración social que actualmente la profesión de la enseñanza.

  El estrés y el efecto “burnout” inciden, especialmente, en aquellos profesionales que mantienen un contacto directo y permanente con las personas que son beneficiarias del propio trabajo, en concreto docentes, personal sanitario, servicios sociales... 

  Las consecuencias del desgaste profesional de los docentes constituyen las siguientes manifestaciones clínicas : 

- Consecuencias psicosomáticas: fatiga, dolores de cabeza, trastornos del sueño, trastornos gastrointestinales, hipertensión, dolores musculares y desórdenes menstruales.

- Manifestaciones emocionales: el profesor Jesús de la Gándara destaca "...el distanciamiento afectivo, la impaciencia y la irritabilidad, los recelos de llegar a convertirse en una persona poco estimada y que pueden degenerar en desconfianza y actitudes defensivas".

- Consecuencias conductuales: absentismo laboral, aumento de la conducta violenta y de los comportamientos de alto riesgo (juegos de azar peligrosos, conductas suicidas, abuso de fármacos y alcohol), conflictos familiares y matrimoniales.

- La actitud defensiva se manifiesta en la incapacidad de estos individuos para aceptar sus sentimientos. La negación de sus emociones es un mecanismo con el que el sujeto trata de defenderse contra una realidad que le es desagradable.

  En general, de acuerdo con Maslach se acepta que las dimensiones que contribuyen a delimitar dicho síndrome son:

- El cansancio emocional (CE): Se caracteriza por la pérdida progresiva de energía, el desgaste, el agotamiento, la fatiga, etc.

- La despersonalización (DP): Se deriva del "tedioso e insistente contacto diario con la fuente del conflicto, unido al esfuerzo desarrollado para vencerlo, sin recibir recompensa alguna.Todo esto desarrolla un sentimiento de distanciamiento o despersonalización con respecto a los alumnos por el que poco les importa ya que aprendan o no, que estén interesados o no".

   Se manifiesta por irritabilidad, actitudes negativas y respuestas frías e impersonales hacia las personas, en este caso, hacia compañeros, alumnado…

- La falta de realización personal (RP): con respuestas negativas hacia sí mismo y el trabajo. En el ambiente laboral, cuando la Administración, el equipo directivo, la Inspección, etc. no favorecen el necesario ajuste entre los docentes y los objetivos a conseguir, aparecen aspectos tales como falta de energías, descenso en el interés por los alumnos, percepción de éstos como frustrantes y desmotivados, alto absentismo y deseo de abandonar la profesión. Como consecuencia de este proceso se produce un descenso de la calidad de la enseñanza, que no es más que la expresión de una pérdida de ilusiones. Este panorama difícilmente puede remitir por sí sólo si no se introducen cambios en el contexto laboral.




Prevención frente a estas situaciones:

  Como bien dice el proverbio popular: “ Más vale prevenir que curar”.

   Para combatir el estrés y no dar pié a la espiral del efecto “burnout”, los profesores han de superar un grave hándicap: "...vencer su propia emoción negativa relacionada con la impotencia de la solución deseada...", es decir, vencer su propio desánimo y desesperanza.

  Algunos especialistas en esta materia sostienen, como medidas efectivas para vencer el estrés, controlar y conocer las emociones y los sentimientos propios, así como desarrollar una actitud de preocupación despegada (dedicación sin absorción total).

Otras medidas que señalan son:

- Realzar y fortalecer la consideración social de los compañeros y colegas de profesión para no sentirse aislado, así como la valoración positiva de los superiores, tales como inspectores, directores, etc.

- Realizar ejercicio físico adecuado y posible ya que, además de la mejora del riego sanguíneo, un cuerpo saludable resiste mejor el estrés.

Sería conveniente trabajar:

- Desde la Prevención, estableciendo un plan preventivo y eficaz, realizando reconocimientos médicos periódicos, bien por detección sintomática de cualquier anomalía, o bien, cuando los solicite el personal docente.

- Considerando enfermedades profesionales el estrés y el “burn-out”, estableciendo para su curación tratamientos adecuados por médicos especialistas e introduciendo unidades de medicina paliativa en hospitales.

  En algunos países de la UE, como Francia, llevan años introduciendo estos métodos y tratando este problema con la consideración que se merece. Los resultados son altamente satisfactorios entre los profesores.

  En este sentido, considerando el estrés y el “burnout” como enfermedades profesionales, la Administración educativa debería regular los puestos de trabajo no docentes para que puedan ser ocupados por estos profesionales cuando así lo recomiende la inspección médica.

  Finalmente, y si la situación así lo demandase, sería conveniente la regulación de un procedimiento por vía urgente de jubilación por incapacidad, no sólo debido a estas enfermedades sino por otra causa cualquiera.

  El experto José Manuel Esteve Zaragoza, catedrático de la Universidad de Málaga, ha insistido constantemente en la necesidad de establecer fuertes medidas preventivas para atajar el problema. De hecho, él mismo ha desarrollado en su universidad un Programa de inoculación de estrés, con el que se prepara a los futuros docentes para hacer frente a las situaciones conflictivas que habrá de encontrarse a lo largo de su vida profesional y que son potenciales detonantes de enfermedades mentales.




Enfermedades de la voz:

  Las enfermedades otorrinolaringológicas son la tercera causa de las bajas laborales de los profesionales de la educación.

  La voz constituye el instrumento de trabajo y de comunicación imprescindible del profesorado. El uso continuado y su abuso obligado suponen un riesgo laboral importante. Así, la afonía se convierte en una dolencia frecuente entre un profesorado obligado a elevar continuamente la voz por encima del murmullo (o griterío de las aulas). La agresión a la laringe desemboca, muy a menudo, en lesiones como los nódulos o los pólipos, que pueden precisar de intervención quirúrgica y reeducación de la voz para llegar a la recuperación del paciente.

  Los facultativos señalan que para frenar el deterioro del aparato foniátrico es necesario recibir una adecuada formación sobre el uso y proyección de la voz, prescindir del tabaco y bebidas alcohólicas, beber agua con frecuencia y procurar establecer un grado de temperatura y humedad ambiental adecuados, no forzar la voz... Siendo todo esto cierto, tales consideraciones soslayan el carácter de riesgo laboral que tienen estas enfermedades para los docentes.

    Algunos signos y síntomas de alteraciones de la voz, incluyen:

 - Ronquera.

 - Desaliento.

 - Fatiga vocal.

 - Reducción del rango de fonación.

 - Cambios del tono de la voz.

 - Pérdida del control vocal.

 - Voz temblorosa.

 - Tos o carraspeo constante.

 - Pérdida recurrente de la voz.

  Se insiste en que estas dolencias sean incluidas en el catálogo de enfermedades profesionales ya que sólo de esa forma puede ser reparado el daño que el trabajo provoca en la salud, pero también se puede posibilitar una verdadera labor preventiva mediante:

- Cuidado de la acústica en las nuevas construcciones.

- Control de temperatura y humedad de las aulas.

- Formación del personal en el uso y cuidado de la voz.




Enfermedades óseo-musculares:

  Algunos neurólogos y traumatólogos hablan ya de la "enfermedad de la civilización". El dolor de espalda se convierte en el problema que más prevalece en las sociedades industrializadas.

  Todos sabemos que la columna vertebral es el eje central del cuerpo humano. Los profesionales de la enseñanza también estamos sujetos a estas leyes de la columna vertebral y bajo sus efectos engrosamos las estadísticas anteriormente mencionadas. No es cierto, aunque contradiga la opinión popular, que las lumbalgias o lumbagos se produzcan por grandes esfuerzos. Según el Doctor Hernán Silván, la mayoría de ellos "...son producidos a consecuencia de defectuosas actitudes posturales o esfuerzos mínimos en mala posición para la columna o raquis..."

  Otra gran parte de las molestias de la espalda están producidas por problemas mecánicos degenerativos leves, como la artrosis. Estos dolores también pueden estar causados por enfermedades del sistema nervioso, por traumatismos (como fracturas o esguinces) o por procesos metabólicos y de descalcificación. Igualmente, pueden estar en su origen las enfermedades inflamatorias de las articulaciones de la columna.

  No menos importantes es la exposición permanente y diaria que sufren los docentes al tener que realizar esfuerzos psíquicos mantenidos, que desembocan en estados de ansiedad y estrés y en trastornos psicosomáticos, que conllevan a la contracción permanente de la musculatura, y cuya consecuencia es la degeneración y deformación progresiva de las zonas cervical y lumbar.

  En definitiva, teniendo en cuenta la definición más conocida de la salud establecida por la Organización Mundial de la Salud (OMS): "La salud es el estado completo de bienestar físico, mental y social y no solamente la ausencia de enfermedades". Esto implica no sólo verse libre de dolores o enfermedades sino también la libertad de desarrollar y mantener las capacidades funcionales físicas, psíquicas y sociales.

  La docencia tiene aspectos propios de riesgos para la salud que la identifican como una profesión exigente por la responsabilidad y dedicación que exige, sobre todo los concernientes a las relaciones interpersonales que se establecen entre los distintos grupos de referencia que interactúan en un centro docente como el alumnado, padres y compañeros de trabajo.

  La mejor estrategia en la mejora de la salud laboral de los docentes es a través de la Prevención de Riesgos Laborales. La prevención significa anticiparse y actuar antes de que se produzcan unas consecuencias negativas con el fin de impedirlo o para evitar sus efectos.


  Es de vital importancia efectuar una evaluación de riesgos como primer paso de la actividad preventiva, que debería basarse en aquellos aspectos generales que han mostrado una estrecha relación con el estado de salud del profesorado, adaptarlos a la realidad de los docentes y añadir algunas dimensiones específicas como las exigencias derivadas del trato con alumnos desmotivados, indisciplinados o grupos de gran diversidad.

  La profesión docente es un apostolado, digno de respeto y de ser reivindicado, estamos al servicio; pero necesitamos un sector salud que atienda las necesidades preventivas y se ajuste a nuestras necesidades reales. 

  A continuación se deja el siguiente material con información preventiva sobre los cuidados de la voz  y otro material sobre los problemas médicos comunes en la profesión docente para su reflexión y atención. 








domingo, 15 de junio de 2014

¿Conoces realmente qué es el Bullying?


El acoso psicológico atenta contra la dignidad e integridad moral de la persona. Conculca los Derechos de Persona, que ampara; por ejemplo, la Constitución española de 1978. Se denomina también acoso psicológico porque siempre conlleva maltrato psicológico y abuso emocional. Es un largo proceso donde la persona, siendo sometida progresivamente a la incertidumbre y a la impotencia, va perdiendo su autoestima y la seguridad en sí misma. No es plenamente consciente de que está siendo humillada y de que se están vulnerando sus derechos más fundamentales. El acoso psicológico continuado puede ocasionar el suicidio de la víctima.

Es una palabra proviente del vocablo holandes que significa acoso. El primero que empleó el término "bulliing" en el sentido de acoso escolar en sus investigaciones  fue Dan Olweus, quien implantó en la década de los '70 en Suecia un estudio a largo plazo que culminaría con un completo programa anti-acoso para las escuelas de Noruega.


El término que se utiliza para denominar la intimidación entre iguales “Bullying”. Se define como la violencia mantenida, mental o física guiada por un individuo o por un grupo y dirigida contra otro individuo que no es capaz de defenderse a sí mismo en esa situación. Se desarrolla en el ámbito escolar.



El término que se utiliza para denominar la intimidación entre iguales “Bullying”. Se define como la violencia mantenida, mental o física guiada por un individuo o por un grupo y dirigida contra otro individuo que no es capaz de defenderse a sí mismo en esa situación. Se desarrolla en el ámbito escolar.

Hace referencia a las conductas  intimidatorias, de amenaza, aislamiento y tiranización que lleva a cabo el “bully” (agresor)  sobre un estudiante víctima expuesto repetidamente a este tipo de acciones negativas. No se trata de un episodio esporádico, si no persistente, que puede durar semanas, meses, e inclusos años.


Características del Bullying:

- Suele incluir conductas de diversa naturaleza (burlas, amenazas, agresiones físicas, aislamiento sistemático, etc.).

- Tiende a originar problemas que se repiten y prolongan durante cierto tiempo.

- Suele estar provocado por un alumno, apoyado por un grupo, contra una víctima que se encuentra indefensa.

- Se mantiene debido a la ignorancia o pasividad de las personas que rodean a los agresores y a las víctimas sin intervenir directamente.

- La víctima desarrolla miedo y rechazo al contexto en el que sufre la violencia; pérdida de confianza en sí mismo y en los demás y disminución del rendimiento escolar.

- Disminuye la capacidad de comprensión moral y de empatía del agresor, mientras que se produce un refuerzo de un estilo violento de interacción.

- En las personas que observan la violencia sin hacer nada para evitarla, se produce falta de sensibilidad, apatía e insolidaridad.

- Se reduce la calidad de vida del entorno en el que se produce: dificultad para lograr objetivos y aumento de los problemas y tensiones.




Tipos de Bullying:

Bullying Físico: Incluye toda acción corporal. Es la forma más habitual de Bullying. En los últimos años, el Bullying físico se ha mezclado con una frecuencia alarmante, con diversas formas de abuso sexual. Se identifica porque suele dejar huellas corporales.

Directo: Golpes, empujones, patadas, formas de encierro, escupir

Indirecto: Daño a pertenencias, robar, romper, esconder cualquier clase de objeto

Bullying Verbal: Incluyen acciones no corporales con la finalidad de discriminar, difundir chismes, realizar acciones de exclusión, bromas insultantes y repetidas. Los niños y jóvenes son mucho más sensibles que los adultos ante estas cuestiones. La opinión de los padres constituye una parte esencial entre los factores que ayudarán a formar la identidad y la personalidad. Es más utilizado por las mujeres mientras se van acercando más a la adolescencia.

Directo: Poner apodos, insultar, amenazar, burlarse, reírse, entre otros.

Indirecto: Generar rumores raciales o sexistas, malos comentarios, hablar mal.

Bullying Psicológico: Son las más difíciles de detectar ya que son formas de agresión, amenaza o exclusión que se llevan a cabo a espaldas de cualquier persona que pueda advertir la situación, por lo que el agresor puede permanecer en el anonimato. Se usa frecuentemente para subrayar, reforzar o resaltar acciones llevadas a cabo con anterioridad y mantener latente la amenaza.

Incrementan la fuerza del maltrato, pues el agresor exhibe un poder mayor al mostrar que es capaz de amenazar aunque esté “presente” una figura de autoridad.

En el agredido aumenta el sentimiento de indefensión y vulnerabilidad, pues percibe este atrevimiento como una amenaza que tarde o temprano se materializará de manera más contundente. Pueden consistir en una mirada, una señal obscena, una cara desagradable, un gesto, entre otros. También dentro de este hay un tipo de Bullying que se conoce como Bullying racista que se da cuando el maltrato hace referencia a los orígenes de la víctima.

Bullying Sexual : Es cuando se presenta un asedio, inducción o abuso sexual. Se da cuando el maltrato hace referencia a partes íntimas del cuerpo de la víctima.  Incluye el Bullying Homófobo que se da cuando el maltrato hace referencia a la orientación sexual de la víctima o las que se intentan justificar por motivos de homosexualidad, real o imaginaria.

Bullying Social: Pretende aislar al joven del resto del grupo, cuando se ignora, se aisla y se excluye al otro.

Directo: Excluir, no dejar participar a la víctima en actividades, sacarlos del grupo.

Indirecto: Ignorar, tratar como un objeto, como si no existiera o ver que no está ahí.


Consecuencias para la víctima:

Baja autoestima:
Este término tan usual y difícil de entender- lo que quiere decir es cuando una persona se ve al espejo, ve reflejado algo horrible. Una pregunta muy importante es: ¿cuándo te ves en el espejo, qué ves? Y dependiendo de la respuesta nos daremos cuenta del daño causado.

Actitudes pasivas:
Personas que viven en una total apatía por todo. Parece que nada les importa y se cubren con un escudo de indiferencia ante la vida.

Trastornos emocionales:
Que son los cambios de estado de ánimo constantes. De sentirse fatal a estar súper felices, de ser víctima a lastimar… Aparece cuando la persona ya no es congruente –lo que hace, dice, siente y piensa no coinciden-.

Problemas psicosomáticos:
Que son las enfermedades causadas por la mente o el estado de ánimo. Es decir, si te sientes mal por dentro, te puedes comenzar a sentir mal por fuera. La gripa es una expresión clara de cuando no te sientes bien… si lo ves en el fondo esllanto reprimido que sale de tu cuerpo en forma de estornudos y miles de kleenex. 

Depresión:
Es cuando sin haber una razón clara, las personas sólo quieren llorar. Sienten ganas de morirse, de desaparecer, de no salir de su cuarto. Es cuando la vida parece un pesado costal que nos impide sonreír.

 Ansiedad:
Es cuando te late muy fuerte el corazón, sientes que alguien te persigue o que algo malo te va a pasar.

Pensamientos suicidas:
Que son las fantasías de dar por concluida la maravillosa experiencia de vivir a causa del daño o los problemas que sientes que hay en tu vida. Es cuando ya no ves opciones para solucionar tus problemas.

Pérdida de interés por la escuela:
Lo cual puede desencadenar una situación de fracaso escolar, que llevará a mayores problemas con tus papás y maestros.

Fobias de difícil solución:
Que es cuando hay un miedo por el agua, por salir, por estar en lugares cerrados… Esto se ocasiona por haber vivido una pésima experiencia, que te lleva a sentir un miedo incontrolable al estar en alguna situación normal.


Consecuencias para el agresor:

    En cuanto a los efectos del bullying sobre los agresores, algunos estudios indican que la convivencia con sus semejantes es afectada debido a la forma autoritaria y violenta con la que el individuo se relaciona, lo cual lo puede llevar en un futuro posterior a presentar conductas delictivas. Independientemente de los esfuerzos de estos individuos para generar relaciones más positivas con sus compañeros se les dificulta demasiado a razón de que no saben perder en actividades debido a su personalidad demandante. Necesitan imponerse a través del poder, la fuerza y la amenaza, se meten en las discusiones de los demás para llamar la atención, toman el material del compañero sin su consentimiento, y muestran constantemente su autoridad exagerada.




Consecuencias para los espectadores:

   Por su parte las consecuencias para los espectadores no difieren demasiado de las presentadas por los agresores debido a que al tolerar el abuso se van desensibilizando ante los actos violentos.





¿Cómo pueden ayudar los docentes y la familia a evitar el bullying?


Una intervención temprana ante el bullying, ayuda a evitar conscuencias fatales, por eso es importante estar alerta a los indicadores que las víctimas suelen presentar en la escuela, así como dentro de su hogar.


Profesores: 

   El papel que ejerce el profesor dentro del bullying es importante ya que la mayoría de las agresiones se dan dentro de las escuelas. Para los profesores es difícil detectar un problema de agresión como el bullying porque no suelen ocurrir en su presencia, para poder detectarlo es útil aumentar la observación en lugar menos frecuentados por los profesores como son los patios, los pasillos, los baños y durante actividades extraescolares, también es útil tener una mejor comunicación con los alumnos para que así sientan las confianza de darle información al profesor. Lo que el profesor debe evitar es quitar importancia a las quejas que manifiesten los alumnos y decirles que “son cosas de niños” o “no es para tanto”. También procurar no ignorar, ni minimizar las quejas de los alumnos, escuchar y creer lo que les cuentan, conviene detectar el acoso y actuar inmediatamente cuando se les informen de estas situaciones, recordando que la conducta de los profesores es un ejemplo a seguir.

   Otra de las cosas que el profesor debe evitar es hacer pública la identidad del alumno que sufre el acoso, esto es importante para evitar represalias de cualquier tipo, el profesor debe una vez detectada la victima aumentar la supervisión en las áreas de la escuela y estar más pendiente durante el proceso de intervención.


Padres de Familia:

    La mayoría de las veces los padres son los últimos en enterarse de lo que les ocurre a sus hijos, es importante prestar atención a determinadas claves que podrían proporcionar “pistas” para detectar si sus hijos sufren de acoso escolar, algunos indicadores son: Cambios en el comportamiento del niño o niña. Cambios de humor; tristeza, llantos o irritabilidad sin explicación alguna. Pesadillas, cambios en el sueño y/o en el apetito. Dolores de cabeza, de estómago, vómitos. Por lo que los padres deben estar alertas cuando se presentan estas situaciones sin una razón aparente. En otras ocasiones las victimas pueden aparecer con golpes o rasguños, justificándose con la explicación de haber sufrido alguna caída o accidente. Suelen pierde o se deterioran rápidamente sus pertenencias escolares o personales como por ejemplo; mochilas descosidas, pantalones rotos, etc. de forma frecuente. Otros manifiestan temor a ir a la escuela, los individuos que sufren de acoso escolar inventan cualquier pretexto para no asistir a la escuela. Y por último se resiste a estar solo queriendo la presencia del padre en la entra y la salida de la escuela.


Es Tiempo de Cambiar...Por una mejor sociedad!!! 
El cambio y la diferencia la haces tú.