EducacIoN ActuaL

Bienvenidos sean todas y todos a este espacio creado para el intercambio informativo y pedagógico.Pocoyo

Buscar este blog

Cargando...

viernes, 15 de febrero de 2013

La inteligencia, el talento y la creatividad en el proceso educativo







“En el animal, los objetivos están predeterminados por lo que llamamos instinto; en el hombre, en cambio, los objetivos están determinados a través de la imaginación creadora. Y aquí reside la grandeza y la pequeñez del hombre. Sí, a través de su imaginación, predetermina su vida, también también tendrá la pequeña estatura de esos objetivos.
   Sí, a través de su imaginación, propone a su mecanismo creador grandes objetivos , es posible que su vida se vea coronada por grandes éxitos”.
                                                                                                                              Ricardo Gerula

    El desarrollo de las potencialidades humanas, como la inteligencia, la creatividad y el talento, son técnicas de trabajo humano intelectual. Pero sobre ellas surgen ciertas interrogantes: ¿qué es ser creativo?, ¿dentro de qué inscribiríamos este acto?, ¿existe una medida de la creatividad? A simple vista, se puede decir que ser creativo sería “hallar una idea nueva”. Y ¿qué es una técnica de trabajo intelectual? Es la tesis y en general toda actividad investigadora en donde se lleva a cabo el pensar y el actuar; estos métodos o técnicas se refieren al pensamiento e inteligencia.

   A continuación se dan los diferentes conceptos de inteligencia, creatividad y  talento:

    La inteligencia (del latín intellegentĭa): es la capacidad de entender, asimilar, elaborar información y utilizarla para resolver problemas. El Diccionario de la lengua española de la Real Academia Española define la inteligencia, entre otras acepciones como la «capacidad para entender o comprender» y como la «capacidad para resolver problemas». La inteligencia parece estar ligada a otras funciones mentales como la percepción, o capacidad de recibir información, y la memoria, o capacidad de almacenarla.

   La creatividad: pensamiento original, imaginación constructiva, pensamiento divergente o pensamiento creativo, es la generación de nuevas ideas o conceptos, o de nuevas asociaciones entre ideas y conceptos conocidos, que habitualmente producen soluciones originales.

  El talento: como aptitud, es la capacidad para desempeñar o ejercer una actividad.


   Las técnicas de trabajo humano intelectual se dividen en tres grandes grupos desde el punto de vista del contenido: el primer grupo es aquel en donde la inteligencia se considera como la capacidad de entender y de formar conceptos y juicios; el segundo es el que hace énfasis en el razonamiento o aptitud para obtener proposiciones o juicios por inferencia de otros previos, y el último grupo alude al poder de invención, en otras palabras, a esa chispa que se enciende en nosotros espontáneamente, sin un proceso lógico que la anteceda, cuando tenemos la intuición de una idea que es solución de un problema o dificultad.

   La función principal de la inteligencia no es sólo la capacidad para resolver problemas; los seres humanos somos capaces de controlar y organizar nuestras operaciones mentales y de convertir nuestro conocimiento en eficacia. Más allá de la resolución de problemas físicos o matemáticos, la inteligencia nos proporciona el maravilloso don de resolver cuestiones relacionadas con nuestra propia felicidad y convivencia social. La inteligencia es dinámica, diversa, única. La creatividad es la capacidad humana de creación pero también la fuerza de voluntad para construir la motivación y conseguir que el producto final sea novedoso y útil, para que posea un valor social. Es fundamental y prioritario impulsar el desarrollo del pensamiento creativo, porque nuestro sistema educativo actual no potencia los talentos individuales ni ofrece centros escolares donde se apoye la capacidad y la inteligencia humana, la creatividad, el crecimiento del ser completo en proceso de cambio.

    La tecnología, internet y los profesionales expertos en descubrir, desarrollar y potenciar los talentos individuales deben formar parte de esta  necesidad educativa a la que nos enfrentamos diariamente, de este cambio de paradigma. Si seguimos valorando la educación en función de paradigmas académicos, estaremos desperdiciando grandes capacidades individuales. Por tal motivo el docente debe estar abierto a los cambios que tienen nuestras generaciones futuras; ya que existen cambios culturales, tecnológicos y culturales contundentes. Se habla del docente innovador e investigador es para romper las brechas generacionales y adaptar las estrategias educativas que se adapten a nuestra realidad y a la necesidad que nuestros niños, niñas y adolescentes necesitan. Pero el docente debe colocarse un reto personal es ser creativo.

    Elementos o factores de la creatividad:

    Es posible distinguir diversos elementos en todo acto concreto de creación:

1. Intuir el problema.
2. Intuir la solución.
3. Imaginar las relaciones entre unidades de observación como variables.
4. Imaginar las probabilidades de adaptación, reformas y aplicaciones que presentan los elementos.

Tips para que el docente potencie su proceso creativo en el salón de clases:

   Promueva el cambio: Sea partidario del cambio ya que sólo los aburridos son inmóviles; cambie su entorno antes de que se aburra de él; atrévase a derribar y cambiar situaciones o elementos que han estado ahí por años.

  Tenga curiosidad:  Acumule conocimientos e interésese por todo; la inquietud es un requisito primario del hombre creativo, por lo que antes de poder resolver un problema necesita conocerlo a fondo.

  Sea original:  Sea distinto a los demás pero no a cualquier precio; no tenga miedo de sus propias ideas y organice de manera interesante el mundo que le rodea, ¿Ideas simples? Es mejor que ninguna; no robe ideas a los demás, pero empléelas constructivamente.

  Observe:  Mire bien lo que es, y así podrá entonces ver lo que puede llegar a ser; mire su entorno y encierre mil y una de sus ideas; nada de experimentar: sólo observación.

  Sea crítico: Entrénese en críticas constructivas; esté dispuesto a discutirlo todo; deje que sus ideas se interpreten de distinta forma ya que pueden llegar a hacerse más interesantes y resulten mejor para iniciar su creatividad.

  Tenga modestia, tolerancia, paciencia y buen humor: La creatividad comienza con lo pequeño, que lo grande llega después por sí mismo. También es creativo comenzar de nuevo desde el principio; sea tolerante con los demás pues es posible que tengan la razón. La primera mejor idea es a veces la última buena idea. La comicidad resulta también ser creativa.

  Para llevar a cabo los tips antes mencionados, es necesario pasar por un proceso en todo trabajo de investigación científica; así pues, la creatividad se logra a través de un proceso creativo, en el cual se pueden incluir algunas o todas de las siguientes fases:

Orientación: Señalar al problema.

Preparación: Obtener datos pertinentes al problema.

Análisis: Desmoronar en pequeñas partes el material más importante.

Ideación: Reunir alternativas en forma de ideas.

Incubación: Aislarse para poder visualizar mejor el problema.

Síntesis: Reunir de manera conjunta las piezas del problema.

Evaluación: Juzgar las ideas resultantes.

   En resumen, la creatividad profesional no puede ser improvisada de un día para otro ni mucho menos; al contrario, hay que buscar estimularla y desarrollarla, en lo cual interactúan muchos factores de diversa índole, como el propio carácter, la personalidad y la idiosincrasia de cada individuo, razón por la que se dice que la creatividad tiene un carácter personológico
.
    A través de algunas técnicas y reglas se logra despertar, motivar o intuir la creatividad. Ya decía el gran físico Albert Einstein: “El factor realmente valioso es la intuición”. En efecto, la intuición es un elemento clave dentro de la creatividad, por lo que no hay que ignorarla por mucho que se haga burla de ella; así, es conveniente trabajarla de manera personal y mediante técnicas de trabajo intelectual.

  Pero, ¿Cómo los docentes podemos generar este proceso en nuestros educandos? a continuación se suministra un material base para su consideración y algunas dinámicas grupales, deben ser ajustadas a su subsistema educativo:












No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada