EducacIoN ActuaL

Bienvenidos sean todas y todos a este espacio creado para el intercambio informativo y pedagógico.Pocoyo

Buscar este blog

Cargando...

martes, 5 de agosto de 2014

La tarea escolar...¿Hasta que punto puede ser beneficioso o contraproducente la asignación de tareas escolares en los educandos?

        

La tarea suele tener uno o más propósitos. El propósito más común  es poner los estudiantes a practicar el material ya presentado en la clase.

A continuación los diferentes tipos de tareas que se pueden asignar:

La tarea de práctica: tiene como finalidad reforzar el aprendizaje y ayudar al estudiante a dominar aptitudes específicas.

La tarea de preparación: es para dar una introducción del material que se presentará en futuras lecciones.

La tarea de extensión: requiere a los estudiantes aplicar a nuevas situaciones las aptitudes que ya poseen.

La tarea de integración: requiere que el estudiante aplique diversas aptitudes en un solo trabajo, como por ejemplo las reseñas de libro, los  proyectos de ciencia o la creación literaria.

Estas tareas tienen por objetivo ayudar a los estudiantes a aprender mejor el nuevo material cuando éste se trate en la clase.

El tiempo recomendado para realización de tareas escolares es (como máximo):


Para niños y niñas de 1º. y 2º. Grado                          .....    De 30 a 45 minutos.

Para niños y niñas de 3º. a 6º. Grado                          .....    Una hora.

Para jóvenes de 1º. a 3º. Básico                                   .....    Dos a tres horas.

Para jóvenes de 4º. a 6º. de Secundaria                     .....   Tres a cuatro horas.

Por otro lado las maestras deben asignar trabajo para casa tomando en cuenta varios factores:

¿El niño o niña tiene quien le ayude o apoye en casa?

¿Los educandos tienen las habilidades mínimas necesarias para hacer la tarea sola(o)?

¿Se necesita material o recursos poco corrientes para realizar la tarea? (libros especializados, internet, materiales especiales, etc.)

¿Cuánto tiempo necesitara el niño para completar la tarea de acuerdo a su nivel de funcionamiento?

¿Los educandos están motivados e interesados?

¿Tienen la mayoría actividades extracurriculares?

Muchas veces las maestras asignan tareas sin tomar en cuenta estos factores y entonces las posibilidades de incumplimiento se acrecientan.

¿Cómo puede influir en los estudiantes la tarea escolar?

Cuando la tarea escolar no se asigna ni se supervisa de manera apropiada, ella también puede tener un efecto negativo en los alumnos. Los educadores y los padres se preocupan por que los estudiantes lleguen a aburrirse si se les exige dedicar demasiado tiempo a la tarea escolar.

La tarea escolar puede impedir que los jóvenes y los niños participen en actividades recreativas y de la comunidad, las cuales también pueden enseñarles aptitudes importantes para la vida. La tarea escolar puede resultar en rasgos de carácter indeseables si induce a las trampas y la deshonestidad, ya sea copiándole la tarea a otro estudiante o recibiendo ayuda hasta tal grado que sobrepase el nivel apropiado de atención particular, es decir, la tutoría normal.

Para los educadores y los padres, no se trata de cuál de las listas de efectos, la de los positivos o los negativos, sea la correcta. Hasta cierto punto, ambas son correctas. Pero, a los padres y los educadores les corresponde aprovechar al máximo los beneficios de la tarea escolar y reducir al mínimo los costos. Las reglas y las prácticas de tarea escolar deben darles a los maestros y los padres suficiente flexibilidad para tomar en cuenta las necesidades y circunstancias particulares de los estudiantes. De esa manera, pueden maximizar los efectos positivos de la tarea escolar y minimizar los negativos.


Algunos consejos docentes para asignar tareas escolares:

Explica a sus estudiantes la importancia de hacer la tarea. De acuerdo con Robert Harris de Virtual Salt, los estudiantes no se esfuerzan tanto cuando no entienden las razones de hacer las tareas. Destaca los beneficios de hacerlas, como adquirir conocimientos que podrán utilizar en sus futuras carreras. Dile a los alumnos que siempre entreguen sus tareas a tiempo. Explícales que entregarlas después del plazo no es justo para los estudiantes que llevaron su trabajo a tiempo, y el hábito de entregar sus tareas tarde puede causarles problemas en sus trabajos futuros.

Evita asignar demasiada tarea. Cuando los estudiantes tienen horas de tarea para completar todas las noches, pueden llegar a estresarse rápidamente. Asígnales tareas que no les tomen más de 30 minutos para completar, de manera que tengan tiempo para disfrutar de su niñez después de la escuela.

Premia a los estudiantes que terminen su tarea a tiempo. Dales crédito adicional en su siguiente examen o pon una pegatina en su tarea terminada. Recompénsalos con elogios verbales también, pero sólo si los elogios son sinceros.

Ten cuidado con las palabras que uses cuando les des a los estudiantes una calificación negativa. Los comentarios degradantes pueden hacer que se sientan incómodos, y esto los disuadirá de terminar sus tareas. Al darles a tus estudiantes una calificación negativa, se específico. Diles qué partes de su tarea necesitan mejorar y qué partes están correctas.



Como pueden los padres apoyar la función del maestro en la tarea escolar:

• Proporcione a su hijo o hija un lugar tranquilo y bien iluminado para hacer la tarea escolar. Evite que su hijo se vea obligado a hacer la tarea con la televisión prendida o en lugares con otras distracciones, tales como los trajines de la gente.

• Ponga a disposición de su hijo o hija los materiales necesarios—tales como el papel, los lápices y un diccionario. Pregunte a su hijo si va a necesitar materiales especiales para un proyecto y proporcióneselos por adelantado.

• Ayude a su hijo o hija a manejar el tiempo. Establezca un tiempo fijo de cada día para hacer la tarea escolar. No permita que su hijo deje la tarea hasta justo antes de la hora de acostarse. Considere la posibilidad de usar una mañana o una tarde del fin de semana para trabajar en los proyectos grandes, sobre todo si el proyecto implica la colaboración con compañeros de clase.

• Sea positivo respecto a la tarea escolar. Dígale a su hijo o hija cuán importante es la tarea escolar para el rendimiento académico. La actitud que usted expresa sobre la tarea será la misma actitud que adquirirá su hijo o hija. 

• Muestre a su hijo que las aptitudes que está aprendiendo en la escuela tienen relación con lo que usted hace como adulto. Si su hijo está leyendo, lea usted también. Si su hijo está haciendo matemáticas, cuadre cuentas, compras.

• Cuando su hijo o hija le pida ayuda, no le dé la respuesta sino orientación. Si usted le da la respuesta, su hijo no se aprenderá el material. Demasiada ayuda le enseña a su hijo que cuando las cosas se ponen difíciles, alguien hará el trabajo por él.

• Cuando el maestro pide que usted tenga un papel en la tarea, cumpla con él. Coopere con el maestro. Esto demuestra a su hijo o hija que la escuela y la casa forman un equipo. Siga las instrucciones que el maestro le da.

• Si el propósito de la tarea es que su hijo o hija la haga solo o sola, no se meta. Demasiada participación de los padres puede impedir que la tarea surta un efecto positivo. La tarea es una maravillosa manera de inculcar en los niños y los jóvenes la capacidad del aprendizaje independiente para el resto de su vida. 

Lo que los maestros pueden decirles a los padres acerca de la tarea:

• Manténgase informado sobre las tareas escolares de su hijo o hija. Hable con el maestro de su hijo. Infórmese del propósito de la tarea y de las reglas de la clase de su hijo

• Ayude a su hijo a determinar cuáles tareas son difíciles y fáciles. Pídale a su hijo que primero haga la tarea difícil. Esto le ayudará a estar más alerta al enfrentar el desafío mayor. El material fácil le parecerá rápida cuando la fatiga comience a afectarle.

• Observe a su hijo o hija para detectar señales de reprobación de materias y frustración. Permita que su hijo se tome un descanso breve si está teniendo dificultades para concentrarse en la tarea.

• Recompense el progreso hecho por su hijo o hija en la tarea. Si su hijo o hija ha obtenido buenos resultados en la tarea, pudiendo terminarla a tiempo y empeñándose mucho, celebre ese éxito con un evento especial (por ejemplo, una rica merienda, un paseo) para reforzar sus esfuerzos positivos.

Consejos para los padres sobre la tarea de lectura:

• Pídale a su hijo o hija que le lea en voz alta cada noche.

• Elija un lugar tranquilo, sin distracciones, en donde su hijo puede hacer su tarea de lectura cada noche.

 • A medida que va leyendo su hijo o hija, señale los patrones de ortografía y de pronunciación como por ejemplo casa, masa, taza.

• Cuando su hijo le lea en voz alta y cometa un error, indíquele las palabras en que se equivocó y ayúdele a leer la palabra correctamente.

• Después de parar a su hijo para corregir una palabra que leyó mal, pídale que lea la frase entera de nuevo desde el principio para cerciorarse de que él entiende lo que dice la oración.

• Pídale a su hijo que le cuente en sus propias palabras lo que sucedió en una historia.

 • Para verificar que su hijo comprendió lo que está leyendo, de vez en cuando, interrúmpalo y hágale preguntas sobre los personajes y los hechos acontecidos en la historia.  

• Pregunte a su hijo o hija por qué cree que un determinado personaje se portó de cierta manera y pídale que justifique o apoye su respuesta con información recibida de la historia.

 • Antes de llegar al final de una historia, pregunte a su hijo o hija lo que él o ella cree que va a suceder después y por qué.

Consejos para los padres sobre la tarea de matemática:

• Aliente a su hijo o hija a usar el mismo cuaderno todos los días para las tareas de matemáticas.

• Consulte con su hijo cada día sobre su tarea.

• Si su hijo está teniendo dificultades en las matemáticas, póngase en contacto con el maestro.

 • Anime al director de escuela a utilizar los programas de tutoría de matemáticas basados en la investigación.

• Trate de enterarse de cómo se le están enseñando las matemáticas a su hijo o hija, y no enseñe estrategias, trucos o atajos que contradigan el método que está empleando el maestro.

• Trate de comunicarse frecuentemente con el maestro de su hijo o hija.

• Si su hijo requiere ayuda adicional, solicite que el maestro de su hijo programe sesiones de tutoría de matemáticas después de las horas de clase.

• Consulte con el maestro y pregunte por lo que usted puede hacer para ayudar.

• Pregunte al maestro por recursos electrónicos que usted pueda utilizar con su hijo o hija en casa.

• Use el quehacer doméstico como oportunidad de reforzar las matemáticas como por ejemplo la cocina y las actividades de reparación o compras.


A continuación se suministra un material de apoyo para su consideración para los docentes, padres y representantes:








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada