EducacIoN ActuaL

Bienvenidos sean todas y todos a este espacio creado para el intercambio informativo y pedagógico.Pocoyo

Buscar este blog

Cargando...

lunes, 4 de abril de 2016

Adolescentes en crisis… ¿Cómo elegir una carrera universitaria u oficio?



La mayoría de los estudiantes que culminan sus estudios en media general, conocido también como: bachillerato, en edades comprendidas entre los dieciséis y dieciocho años, necesitan ayuda para identificar la formación más adecuada para su vida profesional futura.

Preguntas como: ¿Lo que elijo será para toda la vida? ¿Esa carrera me permitirá ganar lo necesario para mantenerme a mí y a mi futura familia? ¿Dónde estudio? ¿Universidad pública o privada? ¿Podré estudiar y trabajar al mismo tiempo? Tendrás estas y otras incertidumbres, pero debes saber que es saludable tenerlas. Significa que estás en camino a una buena elección.

Por ese motivo se recomienda  a  los estudiantes que puedan seguir una guía de orientación que consiste en 10 consejos fáciles;  que pasa por tener en cuenta desde sus intereses hasta el estilo de vida que se imaginan cuando sean mayores.

1. Detectar los campos de conocimiento que más le interesan.
El primer criterio del estudiante debe ser elegir el campo de conocimiento que más le gusta, luego investigar cuales son los estudios futuros que debe cursar o áreas curriculares de la profesión que va a cursar.
  
2. Identificar los campos profesionales (actuales y futuros).
Se recomienda ir más allá, se  invita a los adolescentes a proyectar en qué campo profesional les gustaría trabajar. Identificar las profesiones supone pensar en la utilidad real de los estudios que se quieren cursar una vez hayan finalizado, en el futuro. Lo ideal es relacionarse con profesionales de la carrera que deseas elegir, ver su forma de trabajo, su rutina, vivenciar esa experiencia permitirá facilitar la elección y  evaluar si tiene demanda ese oficio o carrera en el país.  

3. Evaluar sus propias habilidades y destrezas. Todo el mundo tiene unas competencias más desarrolladas que otras, y que es necesario identificarlas para seguir una formación que permita desarrollarlas todavía más. El adolescente debe ser consciente tanto de sus capacidades para adquirir, analizar o aplicar diferentes tipos de conocimiento como de sus habilidades en la dimensión social, como por ejemplo la comunicación o las relaciones personales.

4. Considerar la disponibilidad del tiempo. Hay una nueva generación de estudiantes que tienen unas demandas y expectativas vitales diferentes. Hay adolescentes que quieren ser protagonistas de su tiempo y que valoran estudios universitarios que les permitan tener un grado más elevado de autonomía. Por este motivo, es importante que los jóvenes, recuerden distribuir su tiempo académico, como en otras facetas de la vida igualmente importantes para su crecimiento vital y profesional, deben comprender que el nivel de exigencia académica a nivel universitario es mayor.

5. Imaginarse qué estilo de vida futuro se quiere seguir. Trabajar es la actividad que consume más tiempo de la vida de una persona. Si se imaginan esto deben optar por unos estudios que se adapten a sus preferencias y necesidades.

6. Proyectar no solamente qué quiere ser sino quién quiere ser.
Hay personas que piensan que la profesión que uno ejerce sigue siendo importante para fundamentar la identidad personal de cada uno. Lo que yo hago cada día y de forma reiterada acaba influyendo en quién soy.

7. Pensar que casi ninguna decisión sobre los estudios es irreversible. Vivimos en la sociedad del aprendizaje continuo a lo largo de la vida. El colectivo de personas que está en un proceso continuo de aprendizaje (para aprender idiomas, para actualizarse laboralmente o para ampliar estudios, entre otras finalidades) no para de crecer.

8. No tomar la decisión de elegir estudios ni aislado, ni en solitario. Se puede favorecer la participación de personas próximas al adolescente, como su familia, sus amigos; así como de personas con profesiones alejadas de lo que el estudiante vive cada día. Un conocimiento amplio del mundo profesional por parte del estudiante influirá en que la elección sea más madura. Relacionarse con profesionales que ejerzan la carrera y si pueden acompañarlos en su campo de trabajo de ser posible, será una experiencia fundamental para tomar esa decisión.

9. Tomar una decisión personal. Ahora bien, tiene que decidir el estudiante y hay que evitar cualquier tipo de imposición. Hay que asegurar que el estudiante se responsabiliza de su decisión y se compromete a trabajar para conseguir el éxito de la elección que realiza. No debe ser impuesta por la madre, padre u otro familiar.

10. En busca de la felicidad. Y, por último, hace falta no olvidar que lo que cuenta es la persona, por encima de su profesión. Y, por esta razón, hay que tener claro que la elección de estudios y de profesión siempre debe tener un carácter práctico y debe ser la elección para conseguir  ser  feliz, pero sobre todas las cosas amar lo que haces.

Por ello es importante que el adolescente recuerde que la libertad del trabajo, consiste en el derecho que tiene el hombre de aplicar su actividad a la producción de la riqueza. Supone este derecho la facultad de poder escoger la profesión, arte u oficio a que quiera dedicarse.

Recuerda que en la decisión que tomes, sea oficio o carrera universitaria; lo primordial es amar lo que haces.

La educación se ha convertido en un proceso dinámico en el que es imprescindible estudiar continuamente. Así que ánimo, ¡el futuro está en tus manos!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada