EducacIoN ActuaL

Bienvenidos sean todas y todos a este espacio creado para el intercambio informativo y pedagógico.Pocoyo

Buscar este blog

Cargando...

miércoles, 30 de noviembre de 2016

La técnica respiratoria. Ejercicios respiratorios para los niños y las niñas en la escuela.



No hay algo más sabio y significativo que respirar. El ser humano no mide el poder de esta acción natural y de simple importancia, respirar significa proseguir en este plano, continuar aprendiendo y ser seres productivos. En nuestros salones de clases hagamos ejercicios de respiración y armonización con nuestros estudiantes.

La técnica respiratoria produce gran cantidad de beneficios:

*Regular la acción cardiaca y la mejora de la circulación sanguínea

*Seda el sistema nervioso autónomo

*Previene trastornos del aparato respiratorio

*Calma las emociones

*Combate la no dispersión mental, intensificando la capacidad de concentración

*Aumenta la capacidad pulmonar

*Tonifica la musculatura del aparato respiratorio

*Equilibra la función endocrina

* Favorece el metabolismo

*Controla las emociones

*Combate el nerviosismo propio de muchos niños y niñas

* Incrementa el caudal de energía

*Aumenta las defensas del organismo. Los niños y las niñas que tuvieran algún trastorno de vías respiratorias, corazón o pulmones deben siempre ser examinados anteriormente por un especialista y en ningún momento forzar en lo más mínimo.

Hay tres momentos de suma importancia en el dinámica académica, el inicio de la clase, donde hay que activarlos y elevar los ánimos para que suban sus niveles de atención, luego del recreo, donde llegan con sobreestimulación, para ello debemos buscar la manera de encontrar de nuevo su armonía  y al momento del cierre de la clase, para que se vayan despejados a sus hogares. Por lo tanto, de 5 a 10 minutos en estos momentos son idóneos para realizar los ejercicios.

Respiración profunda: indicas que toquen con la mano de su preferencia el abdomen o barriga y sintiendo como se inflan al tomar el aire, lo sostienen  contando hasta 4 y luego lentamente expulsan el aire.

Respiración pinocho: indicas que toquen la punta de su nariz con la mano de su preferencia,  al respirar sostienen el aire hasta llegar a 8 y luego lo expulsan lentamente.

Respira y silba: Guía al niño a que respire por la nariz, inhalando profundamente y exhalando por la boca soltando una especie de silbido lento y muy largo. La acción de exhalar largamente va a permitir que el pequeño frene su velocidad interior si tiene algún sentimiento de rabia o ira. Esta clase de respiración es magnífica para calmarlos y tranquilizarlos.

La torta de cumpleaños: Gracias a un papel de seda que colocamos delante de la cara del niño y la niña pueden observar de donde sale y entra el aire. Hay que enseñar a los niños y niñas que el aire debe entrar por la nariz y salir por la boca.
Deberán imaginarse que delante de ellos hay una torta de cumpleaños con una vela. Antes de soplar cantaremos la canción “Cumpleaños feliz”, y si lo ha hecho de manera adecuada le aplaudiremos y felicitaremos.

Cómo respira la hormiga y el león: La idea es enseñar a los niños a respirar de manera pausada y floja y de manera rápida y fuerte. La hormiga es pequeña y respira despacio y lento, pero en cambio el león que es grande y fuerte necesita respirar rápido y fuerte. Los niños y niñas aprendieron que la respiración adecuada es la de la hormiga.
También nos podemos ayudar del papel de seda. Así pueden observar como el papel no se mueve cuando respiramos como una hormiguita y como se mueve cuando respiramos como un león.

Somos un globo: Conseguir que el niño o niña se relaje a través de la espiración y la inspiración. Han aprendido a inspirar por la nariz y a expirar por la boca. Nos podemos ayudar con los brazos para que así nos podamos imaginar la imagen de un globo. Los brazos de abren y se alzan cuando se infla el globo y se cierran y bajan cuando se desinfla.

La sopa está caliente, la sopa está fría: Lograr que el niño y la niña alcancen un estado de tranquilidad mediante la respiración y conseguir que mantengan la atención en todo momento. Los niños y niñas hacen como si tuvieran entre las manos un plato de sopa. La maestra les indica que tomen la cucharilla pero han de tener cuidado porque puede estar fría o caliente, por lo que deberán soplarle si la maestra les advierte que está caliente.

Los ejercicios de respiración como los que mencionamos anteriormente proporciona, principalmente oxígeno al cerebro, relajación en el tono muscular, ayuda a mantener relajados a los niños y niñas; alivia el estrés que puedan tener, se adaptan al medio que los rodea y entra en conexión con el aquí y el ahora, es decir, que deben estar atentos, participativos en la clase y les proporciona autocontrol…Así que puedes incorporar los ejercicios de respiración a tu planificación escolar y practicarlos como rutina

                       

                    




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada